Año nuevo… ¡talleres nuevos!

Por Mensaje en una Galleta

¿Qué tal lleváis la vuelta a la “realidad”? Esperamos que muy bien y que sea así para el año entero. Mejor no ha podido ser para nosotras porque empezamos el año con dos nuevos talleres para nuestra Tallerería. Por un lado, nuestro nuevo taller de galletas decoradas especial San Valentín, cuya primera edición empieza este mismo lunes día 12 y la siguiente el día 26 de enero. Aprenderemos a hacer unas galletas preciosas con unos adorables pajaritos, todo ello aderezado con mucho mucho amor.

CollageSanValentin

Os hemos preparado un vídeo para que veáis lo bien que nos lo vamos a pasar decorando juntas:

Si queréis más información, solo tenéis que pinchar en este enlace

Y por otro lado… ¡tachán, tachán! ¡un taller de craft & scrap, nada más y nada menos que con nuestra adorada y admirada Marina Blaukitchen! Marina nos enseñará a hacer preciosas etiquetas para cualquier época del año

modelo14-2

Y un montón de cosas preciosas más, incluido un recetario:

PORTADA2-2

¿A qué es realmente precioso? ¿Cómo podéis apuntaros? Pues este viernes día 9 de enero, a partir de las 16:00 aquí

Y no nos despedimos sin recordaros que están las inscripciones abiertas de las nuevas ediciones de todos nuestros talleres

Un beso,

Miriam y Estíbaliz

Love is in the air, literalmente hablando.

Por Estíbaliz

LO-VE

Sirva esta entrada bien cortita a modo de inspiración por si no se os ocurre qué galletas hacer para San Valentín. Son sencillísimas porque solo tenéis que preparar una manga con un poco de glasa madre que pondremos a modo de cimientos para que no se nos hundan los volúmenes y cubrirla luego con glasa roja. Si queréis tirar la casa por la ventana, aplicadle un poco de purpurina para darle alegría.

LOVE2

La masa esta vez no está tan blanca como otras veces, sino que al cambiar el azúcar blanco por el moscobado en nuestra receta de galletas de vainilla, tiene un bonito color dorado y un sabor espectacular.

Y dicho esto, para quienes lo celebren ¡Feliz San Valentín!

Un beso,

Estíbaliz

¡Muchas gracias, Gloria!

Sierra y Canadá – The cookie version

Por Miriam G.

sierraycanadamonton

La mayoría de mis amigas se niegan a escuchar la música que amablemente les sugiero, “Miriam, otro de tus grupos raros NO”. Luego van a ver a Alejandro Fernández, porque digo yo que a oírlo, no irán.

No me rindo con facilidad, por eso este verano arrastré a Estíbaliz y a Belén a un concierto de los Mutantes, utilicé tres argumentos: privado, terraza, catering. Lo creáis o no, les gustó. Me vine arriba y en cuanto se despistaron teníamos las entradas y las reservas para el Alhambra Sound. “Por favor, haznos una lista en Spotify, por lo menos que nos sepamos alguna canción”. Un mes después no podían tuitear sin utilizar trozos de las letras de Marc. Ahora las tres somos #muyfanesdesidonie.

Sidonie está a punto de sacar nuevo disco, no creo que podáis adivinar cómo se llama. A Estíbaliz y a mí la espera se nos ha hecho larga, pero nos lo hemos pasado en grande con la promoción previa del disco en redes sociales, echadle un ojo a su Instagram: http://instagram.com/sidonie_. Esa taza pasando de mano en mano pedía a gritos galletas. Nos dispusimos a hacerlas con la esperanza secreta de que no llegaran a verlas, ¡qué vergüenza! El mensajero podía perderlas, un community manager goloso comérselas…

sierraycanadapedestal

Estaréis pensando que una cosa es que esta entrada vaya sin receta y otra que no os vaya a contar cómo hicimos las galletas. ¡Vámonos!

Empiezo por Sierra, que no es una galleta, sino cuatro y para la que necesitamos dos cortadores, uno de sierra y otro de letra I para la abertura del mango. La boquilla hace también funciones de cortador, ahora lo veréis.

cortadores

Sierra fue fácil de encontrar, apareció en una tienda de Barcelona, El Món de la Llar, que nos la hizo llegar con celeridad. En esta galleta usamos dos técnicas, galleta pintada en la hoja y galleta glaseada en el mango. Queríamos pintar la hoja de la sierra directamente sobre la galleta y no sobre glasa, para que el mango quedase elevado respecto a la hoja y conseguir mayor realismo. Queríamos además que brillase mucho y supiese bien. Tras varias catas a ciegas decidimos que las sierras que mejor sabían eran las pintadas con pintura metálica, mejor que con spray y además eran las que más brillaban.

Los tornillos son microgalletas que corté con la boquilla del 16 de pme, horneé y pinté una a una. Lo sé, es un acto de amor verdadero.

metalico

Buscamos a Canadá durante semanas, pero el candidato idóneo no aparecía. Gracias a Dios lo encontró Gloria en California, en este enlace lo podéis ver hasta en el Queen Mary: http://statigr.am/tag/galleteroyviajero. El diseño también se complicó, en las primeras versiones utilizamos masa coloreada, pero no nos decía nada. Así que probamos a pintarlo de rojo. ¡Misión imposible! Probamos Super red, Red red, Extra red, Poppy red, en cuanto mezclábamos los colorantes en gel con el colorante blanco en polvo para formar la pintura comestible, adquirían un tono rosa triste… Casi abandonamos, pero buscando el Christmas red para una última prueba apareció un colorante rojo en polvo que nos había enviado Esther de Mummy crafts y que habíamos olvidado: ¡Gracias Esther! Y mezclándolo con un poco de vodka y un poco de Poppy red: ¡La pintura roja perfecta!

colorantes

Y ahora que ya os lo he contado volvamos a Sidonie, escuchadlos, escuchadlo todo pero empezad por Costa Azul, es mi disco.

Un beso gordo, Miriam G.

Me has robado el corazón.

Por Miriam G.

corazonrobado1

Se acerca San Valentín, digamos que no le tengo mucha fe a este santo.  Creo más en San Patricio. Ya lo sabéis, no me compréis bombones, ni me escribáis bonitas frases en una tarjeta, invitadme a cerveza.

Y dicho esto, pasemos a las galletas. Como he repetido en nuestras redes sociales, espero que no hasta el aburrimiento, están inspiradas en una canción que comienza:
“Es el día de la cita te he traído margaritas, del jardín de mi casero: ¡Te quiero!
En mi garganta – EL incendio, 2009 – Sidonie.

El primer paso es hornear, y la afirmación no es baladí, fijaos en las margaritas, también son de galleta, las pinté mal a propósito para que se notase. Así que no podemos empezar por los transfers de glasa, o lo que sería mucho peor por las florecitas de fondant, porque estas galletas, no llevan.

sindecorar

Tenemos nuestras crujientes galletas recién salidas del horno ¿qué hacemos? Esperamos hasta que se enfríen. Lo sé. No es muy emocionante, pero lo que viene a continuación sí: ¡Pintar directamente sobre las galletas! ¿Qué necesitamos?

  • Ginebra, vodka o cualquier otra bebida transparente de alta graduación, y no me digas que no tienes,  que te he visto tomando gintonics en Instagram.
  • Colorante blanco en polvo, usé Sugarflair.
  • Colorante en pasta o gel,  utilicé deep pink de Americolor

Mezclamos cantidades comedidas de los tres ingredientes, empezando con poco blanco y añadiendo más si necesitamos un tono más claro, removemos hasta que no queden grumos, cogemos un pincel de uso alimentario, y a pintar.
Esta “pintura” seca muy rápido, una hora en mi caso: sin calefacción. Como sabéis, ese invento todavía no ha llegado a Málaga, y con bastante humedad relativa.

La pintura para las margaritas solo lleva ginebra y colorante blanco en polvo. Si necesitaseis un acabado menos rústico, algo más plastificado, sólo tenéis que sustituir la ginebra por el spray clear de Pme, que sabe un poco peor.

corazonrobado2

Esta técnica tiene tres  grandes ventajas, es muy rápida, muy fácil pero, por encima de todo, no aporta nada de sabor a las galletas; las que véis en la foto tienen el delicioso sabor que les aportó el chorreón de vainilla bourbon que les eché. Ya no mido la vainilla, soy una tía generosa, vuelco el bote y dejo que caiga.

¡Animaros! Y por favor sentiros libres de usar nuestro muro de facebook para enseñarnos las galletas que decoréis con esta técnica.

Un beso, Miriam G.