Tímido intento de diseño navideño

Por Miriam G.

snowglobeI

“¡Un bola de nieve, Estíbaliz! ¡Una bola de nieve!” Cuando vi el cortador que nos había enviado Ivana para que pudiésemos participar en su proyecto “Las galleteras diseñan la navidad”, me entusiasmé. Por correo, por teléfono, en la mesa de reuniones, el equipo completo de Mensaje en una galleta dedicó un montón de horas a diseñar una galleta que, sobre papel, era una maravilla, pero que en la práctica resultó demasiado complicado. Y no, no, es la de la foto, la de la foto sabemos que es muy sencilla ;-) . Nos pusimos manos a la obra, a las pocas horas, todo lo que había podido conseguir era una bonita quemadura de segundo grado para el dedo pulgar de mi mano derecha. Mientras le contaba entre hipidos a Estíbaliz lo ocurrido, me convenció para darle un giro a nuestro diseño.

snowglobeII

No sé vosotras, pero yo echo mucho de menos la primera época del bloguerío reposteril. La época en la que las blogueras publicaban cosas que todas podíamos hacer. El red velvet de Morgana (fue la primera vez que vi ese bizcocho rojo y me fascinó). El angel food cake de Bea, o la tarta de fresa de María, esas cosas.

snowglobeIII

Tras descartar la “galleta complicada” nos fuimos al otro extremo, a un diseño desnudo y extremadamente sencillo. Cualquiera puede hacer estas galletas en casa. Pintar la galleta y usar isomalt, son un extra. Pueden ser galletas de vainilla sin más con caramelo dorado en el centro.

Para cortarlas necesitamos dos cortadores, en nuestro caso, la bola de Ivana y una estrella, y una boquilla del 16 para el agujerito.

cortadores

Queríamos unas galletas muy invernales, por eso a la pintura blanca metalizada -que da un acabado nacarado- le añadimos un poquito de colorante blanco en polvo, para que el resultado fuese más blanco y menos brillante.

pinturas

Tendríamos que haber hecho fotos de la parte en la que derretimos el isomalt, le añadimos una gotita de colorante, lo metemos dentro de un cucurucho de papel de horno y con él -a modo de manga pastelera- rellenamos las estrellas. Pero cuando uno trabaja con caramelo o con isomalt no puede hacer nada más que concentrarse en no cometer ningún error. Así que os hemos buscado un vídeo en youtube que ilustra el proceso.

snowglobeIV

Nos veremos por aquí estos días, así que todavía no os deseamos feliz Navidad, pero sí que tengáis un feliz fin de semana largo.

Un beso gordo, Miriam G.

Portavelas completamente comestibles para la mesa de Navidad

Por Miriam G.

campanavela

Completamente comestibles porque se come el portavelas, que es una galleta de jengibre (receta pinchando aquí). Se come la vela, que es un bombón de chocolate blanco, y se come la llama que es una galletita de jengibre con mecha de galleta de chocolate.

Me gusta la combinación chocolate blanco y jengibre, es una de esas parejas bien avenidas en las que uno es sencillo y dulce y el otro NO. Y que, precisamente por sus diferencias, juntos funcionan a la perfección. Y además mirad qué monos salen en las fotos.

angelvela

Paso 1: Los portavelas
Elegimos tres cortadores navideños de aproximadamente del mismo tamaño, y uno circular más pequeño para hacer el hueco de la vela. Estiramos dos planchas de masa, una de 10mm de grosor y otra de 6mm. Cortamos los portavelas en la plancha de 10mm y círculos en la de 6mm. Vaciamos el centro del portavelas y colocamos en su interior los circulos, que son más bajitos. Horneamos a 180º, el tiempo de horneado dependerá del tamaño.

portavelas

Cuando las galletas se han enfriado las pintamos. Yo les di un par de manos, con los colores que os pongo en la foto.

pinceles

Paso 2: Las velas

Las vela son bomboncitos de chocolate blanco. Solo necesitamos encontrar el molde adecuado, pero a poco que os pongáis a buscar descubriréis que hay muchísimos moldes cilíndricos para bombones.

Para la llama usé un microcortador con forma de lágrima con el que corté la masa de jengibre que había estirado finita a 1mm, porque necesitamos que pese poco para que aguante “de pie”. Para la mecha no use ningún cortador, hice un rulitos muy pequeños y los fui dejando caer sobre las llamas, las dos partes se pegaron en el horno.

bombones

La parte más complicada es colocar la llama en la vela. Yo utilicé un palillo de dientes para hacer un agujero en el bombón y después colocar en él la llama.

Paso 3: Los cristales de nieve

He aquí otro ejemplo sobre eso que repito tan a menudo: “No existen cortadores de fondant, solo galletas de distintos tamaños.”

cristales

Las posibilidades de decoración de estos portavelas son infinitas. Yo, tras barajar distintos diseños, me decidí por este tan sencillo. Os animo a que lo compliquéis, lo reinterpretéis y me lo enseñéis.

estrellavela

Un beso gordo.

Un Halloween muy chic

Por Miriam G.

calabazas1

Hoy vengo sin receta: ¡horror! Pero os traigo un nuevo capítulo de la serie “Decoraciones Alternativas”.

A Estíbaliz le encanta Halloween, todo él, a mí me gusta parcialmente. No me gustan las cosas feas,  ni las que dan miedo, ni las que sangran, ni las sucias. ¿Y qué me gusta entonces? Ponerme un vestido negro, rímel en las pestañas, y un gorro de bruja estiloso (la melena pelirroja venía de serie). También me gustan las fiestas de Halloween con decoración chic y en las que solo se bebe champagne francés, por otro lado el único champagne que existe.  Y mientras espero a que me inviten a alguna, salgo cada año con mis amigas y los críos a pedir caramelos por la urbanización. Si eres vecina mía y te extraña no haberme visto, la próxima vez mira en los huecos de las escaleras, en los ascensores y detrás de las farolas. Me muero de la vergüenza.

¡Lo habéis adivinado! Estas son las galletas que llevaré a la fiesta chic el día que me inviten.

Son de lo más sencillo de decorar. ¿Qué necesitamos?

- Calabazas de masa de chocolate teñida de negro.

Glasa de chocolate teñida de negro.

Glasa con aroma de avellana teñida de blanco y naranja.

- Micro galletas de estrella. Sí, sí, cada estrellita es una galleta.

- Pintura metalizada dorada. Como sabéis estoy en pleno idilio con este tipo de pinturas, tan fáciles de aplicar, tan resultonas y que saben tan a nada.

calabazasCS

El rabo de las calabazas es en un pegote de glasa madre (glasa muy densa) pintado de dorado.

Para que las franjas de las calabazas se marquen y queden en relieve solo necesitamos un poco de paciencia. Tenemos que poner franjas alternas y esperar hasta que la glasa deje de brillar en ese momento podemos poner las franjas restantes y no se fundirán con las anteriores. ¿Y cuánto tiempo es eso? Pues depende de la humedad, de las corrientes de aire, de si tenemos o no puesta la calefacción… Unos 15 o 20 minutos al menos. Como son zonas estrechas y no queremos que se hundan necesitamos que la glasa tenga una consistencia densa, lo más densa que podamos, sin pasar nunca la barrera de que se reparta uniformente al agitar la galleta.

¡Y ya tenemos todo el trabajo hecho! A no, no, que faltan las microgalletas. Os haré una confesión siempre le echo un vistazo a la zona de utensilios para fondant, ¿Qué no os lo creéis? Mirad.

estrellayrodillo

No existen los cortadores de fondant, unas galletas son más grandes y otras más pequeñas. Todos los cortadores son cortadores de galletas. Cuando las queremos hacer muy pequeñas utilizamos un rodillo como el de la foto y estiramos la masa en caliente y muy fina. La metemos en la nevera y cuando está fría cortamos las estrellas. Las volvemos a enfriar y  las horneamos apenas un minuto.  Después las pintamos. Yo hice unas doscientas veintitrés, me gusta torturarme.

calabazasPP

Para pegar las estrellas a la galleta utilizamos la glasa naranja. Ponemos un puntito con la boquilla del número uno sobre la calabaza y encima con cuidado la estrella, presionamos ligeramente y a por la siguiente.

Vamos a olvidarnos de las estrellitas, estas galletas serían igual de monas sin ellas. Y la decoración no puede ser más simple, franjas de glasa. Mi consejo:

“No te compliques con las decoraciones, combina bien los colores”

Un beso gordo.

Un Halloween muy pomposo

Por Estíbaliz

cupcakeshalloween3 (2)

A muchas de vosotras os habrá pasado alguna vez que habéis hecho la guinda de un helado o la nariz de un osito o unos ojos, le habéis echado toda la glasa del mundo, lo dejáis secar y al poco rato os habéis encontrado con la sorpresa de que aquello ha hecho “crack” y se ha venido abajo. Pero si estaba perfecto… ¿Qué ha podido pasar? Pues que no puedes hacer glasa muy líquida y darle volumen en un área pequeña. “Vale, la hago más espesa entonces.” Sí, ¿pero cómo queda? Rugosa ¿verdad? No hay quien la deje lisa, se queda ese piquito marcado que no le da un acabado perfecto. Y si encima quieres ponerles unas decoraciones wet on wet o un marbling, la cosa se complica ¿no es cierto? Aparentemente sí, pero es tan sencillo como echar unos cimientos de glasa madre y luego encima cubrimos normalmente con glasa más líquida y le ponemos la decoración que queramos. Todo eso es lo que llevan estas galletas (¿o cupcakes?) de Halloween:

cupcakeshalloween1 (2)

Todo, todo, todo lo que lleva volumen, lleva glasa madre por debajo y todo todo todo es de glasa, palabrita ;-)

Hasta estas arañas están hechas por completo de glasa:

arañasdelejos

¿Un poco más de cerca?

arañasola

Pues si quieres pasar tres semanas estupendas con nosotras jugando con los volúmenes de glasa y haciendo diseños preciosos, te esperamos en nuestro  ¡Taller avanzado de decoración de galletas! Además como nos pilla Halloween en mitad del taller, estaremos mano a mano con vosotras para que hagáis estos modelos de galletas y presumáis delante de las amigas

Un beso y gracias!

Estíbaliz