Galletas para regalar en Navidad

Por Miriam G.

galletasresplandecientes3

¿Os ha tocado la lotería? ¡A mí tampoco! Pero no me importa porque puedo seguir programando y horneando… Puedo seguir acostando cada noche a mis hijas y comiéndomelas a besos. Puedo seguir desayunando con Estíbaliz de lunes a viernes en la terraza de un bar mientras el sol me da en la cara, y quizás un día él me sonría… Me refiero al 2015 ;-) .

Sonrisa de boba la que se me quedó cuando tras una petición confusa de las niñas me comprometí a hacer galletas, y me informaron que para el presente curso académico el número sus profes ascendía a un total de 8.

Os cuento a qué llamo yo una petición confusa:

- Mamá queremos que les hagas galletas de Navidad a los profes, queremos que sepan a qué te dedicas.
- Pero es que yo no me dedico a hacer galletas -cierto que me gustaría- pero no es eso lo que hago.
- Mamá es que A. dice que su madre hace galletas mejor que tú.
- Pues pregúntale a A. si su mamá ha salido en la tele haciendo galletas.
- Bueno mamá, ¿vamos a hacer galletas o no?

La situación era esta: galletas para 8 profesores y además teníamos que lucirnos, y el plural no es mayestático, teníamos que lucirnos las tres porque querían decorar conmigo: ¡Horror!

La necesidad es la madre de los inventos, y ahí va el nuestro, además lo hemos envuelto para felicitar la Navidad:

Un par de apuntes, los pinceles tienen que ser planos y bastante grandes, el de la nieve un poco más pequeño que el del árbol. El pincel siempre debemos mantenerlo en vertical y antes de pintar sobre la glasa debemos retirar el exceso de pintura.

He usado dos pinturas metalizadas, una dorada y otra blanca, y a las dos les he añadido un poco de colorante en polvo del mismo color que la pintura para darles consistencia.

Para adornar los arbolitos hicimos montones de pequeñas galletas: bolas, campanas, ángeles, estrellas y metimos un buen puñado de ellas y un árbol en cada bolsita. Pusimos lazos a millones de bolsas y usamos muchos metros de papel de seda. Y aunque sé que me vais a creer cuando os diga que nos quedaron unas cajas monísimas, me hubiese encantado fotografiarlas para enseñároslas, pero a las 2 de la mañana la luz natural no es muy buena.

galletasresplandecientes1

Y nada más, solo desearos una felicísima Navidad.

Un beso gordo, Miriam G.

Galletas de Navidad super fáciles

Por Estíbaliz

IMG_1199

Que levante la mano quien termine harto de estar metido en la cocina en estas fechas. Yo, la primera. No os preocupéis que para hacer estas galletas lo que se necesitan son dos tardes y no hay que dedicarles muchas horas tampoco.

IMG_1203

La primera tarde hacemos la masa y la horneamos. Ya sabéis que si queremos la superficie muy lisa tenemos que estirar la masa muy fría y si salen pompas, usamos el método de la bandeja. ¿Y cómo queda de ese color rojo taaaan bonito y tan intenso? Pues solo hay que echar un vistazo a la entrada que publicó Miriam hace ya… ¡más de dos años! ¡cómo pasa el tiempo!

Para este diseño he usado tres cortadores: el de la casita, uno cuadrado para hacer las ventanas y uno redondo para hacer el agujerito por si queremos colgar las galletas del árbol

cortadorescasitas

Mientras se hornean, preparamos la glasa y buscamos una consistencia de perfilado y relleno, que nos va a servir para hacer las “ventanas” y para la nieve del tejado. Hacemos unos transfers con forma de cruz del tamaño de nuestras ventanas y dejamos secar hasta el día siguiente. ¿Por qué hay que hacer transfers? Porque la glasa fresca se nos caería por el hueco de las ventanas

Al día siguiente, vamos despegando los transfers y los colocamos en los huecos de las ventanas, perfilamos el borde para pegarlos a la galleta y echamos la “nieve” del tejado

collagecasitas

Dejamos secar toda la noche y al día siguiente ya están listas.

IMG_1195

Aprovecho para presumir de niño guapo

IMG_1193

Y ya me despido.

Un beso gordo,

Estíbaliz

Tímido intento de diseño navideño

Por Miriam G.

snowglobeI

“¡Un bola de nieve, Estíbaliz! ¡Una bola de nieve!” Cuando vi el cortador que nos había enviado Ivana para que pudiésemos participar en su proyecto “Las galleteras diseñan la navidad”, me entusiasmé. Por correo, por teléfono, en la mesa de reuniones, el equipo completo de Mensaje en una galleta dedicó un montón de horas a diseñar una galleta que, sobre papel, era una maravilla, pero que en la práctica resultó demasiado complicado. Y no, no, es la de la foto, la de la foto sabemos que es muy sencilla ;-) . Nos pusimos manos a la obra, a las pocas horas, todo lo que había podido conseguir era una bonita quemadura de segundo grado para el dedo pulgar de mi mano derecha. Mientras le contaba entre hipidos a Estíbaliz lo ocurrido, me convenció para darle un giro a nuestro diseño.

snowglobeII

No sé vosotras, pero yo echo mucho de menos la primera época del bloguerío reposteril. La época en la que las blogueras publicaban cosas que todas podíamos hacer. El red velvet de Morgana (fue la primera vez que vi ese bizcocho rojo y me fascinó). El angel food cake de Bea, o la tarta de fresa de María, esas cosas.

snowglobeIII

Tras descartar la “galleta complicada” nos fuimos al otro extremo, a un diseño desnudo y extremadamente sencillo. Cualquiera puede hacer estas galletas en casa. Pintar la galleta y usar isomalt, son un extra. Pueden ser galletas de vainilla sin más con caramelo dorado en el centro.

Para cortarlas necesitamos dos cortadores, en nuestro caso, la bola de Ivana y una estrella, y una boquilla del 16 para el agujerito.

cortadores

Queríamos unas galletas muy invernales, por eso a la pintura blanca metalizada -que da un acabado nacarado- le añadimos un poquito de colorante blanco en polvo, para que el resultado fuese más blanco y menos brillante.

pinturas

Tendríamos que haber hecho fotos de la parte en la que derretimos el isomalt, le añadimos una gotita de colorante, lo metemos dentro de un cucurucho de papel de horno y con él -a modo de manga pastelera- rellenamos las estrellas. Pero cuando uno trabaja con caramelo o con isomalt no puede hacer nada más que concentrarse en no cometer ningún error. Así que os hemos buscado un vídeo en youtube que ilustra el proceso.

snowglobeIV

Nos veremos por aquí estos días, así que todavía no os deseamos feliz Navidad, pero sí que tengáis un feliz fin de semana largo.

Un beso gordo, Miriam G.

Portavelas completamente comestibles para la mesa de Navidad

Por Miriam G.

campanavela

Completamente comestibles porque se come el portavelas, que es una galleta de jengibre (receta pinchando aquí). Se come la vela, que es un bombón de chocolate blanco, y se come la llama que es una galletita de jengibre con mecha de galleta de chocolate.

Me gusta la combinación chocolate blanco y jengibre, es una de esas parejas bien avenidas en las que uno es sencillo y dulce y el otro NO. Y que, precisamente por sus diferencias, juntos funcionan a la perfección. Y además mirad qué monos salen en las fotos.

angelvela

Paso 1: Los portavelas
Elegimos tres cortadores navideños de aproximadamente del mismo tamaño, y uno circular más pequeño para hacer el hueco de la vela. Estiramos dos planchas de masa, una de 10mm de grosor y otra de 6mm. Cortamos los portavelas en la plancha de 10mm y círculos en la de 6mm. Vaciamos el centro del portavelas y colocamos en su interior los circulos, que son más bajitos. Horneamos a 180º, el tiempo de horneado dependerá del tamaño.

portavelas

Cuando las galletas se han enfriado las pintamos. Yo les di un par de manos, con los colores que os pongo en la foto.

pinceles

Paso 2: Las velas

Las vela son bomboncitos de chocolate blanco. Solo necesitamos encontrar el molde adecuado, pero a poco que os pongáis a buscar descubriréis que hay muchísimos moldes cilíndricos para bombones.

Para la llama usé un microcortador con forma de lágrima con el que corté la masa de jengibre que había estirado finita a 1mm, porque necesitamos que pese poco para que aguante “de pie”. Para la mecha no use ningún cortador, hice un rulitos muy pequeños y los fui dejando caer sobre las llamas, las dos partes se pegaron en el horno.

bombones

La parte más complicada es colocar la llama en la vela. Yo utilicé un palillo de dientes para hacer un agujero en el bombón y después colocar en él la llama.

Paso 3: Los cristales de nieve

He aquí otro ejemplo sobre eso que repito tan a menudo: “No existen cortadores de fondant, solo galletas de distintos tamaños.”

cristales

Las posibilidades de decoración de estos portavelas son infinitas. Yo, tras barajar distintos diseños, me decidí por este tan sencillo. Os animo a que lo compliquéis, lo reinterpretéis y me lo enseñéis.

estrellavela

Un beso gordo.